Tarsis.net — Agencia Web y Marketing Digital — Tel: (+34) 911 413 259 EN

Tarsis.net - Consultoría y Agencia Internet para empresas
Tarsis.net › Agencia Web y Marketing Digital

Reflotando un sitio web

Tarsis.net

El año 2010 marcará los veinte años de la existencia de la web. Tim Berners Lee diseñó y desarrolló por primera vez este increible protocolo en 1990, mientras trabajaba para el CERN. En estos años la evolución ha sido increible, de lo cual todos nosotros somos testigos cada día.

De las primeras versiones de la web, austeras por necesidad, pasamos a webs con muy diferentes orientaciones estéticas y capacidades. Andando el tiempo muchas de esas webs –las de aquellas organizaciones que están dejando escapar un tren que necesitan coger–  han ido languideciendo en sus servicios de alojamiento, recibiendo visitas ocasionales, y dejando en sus visitantes actuales la misma sensación de melancolía que cuando se ojea un periódico de 1952.

En nuestro trato con clientes de pequeñas y medianas empresas nos encontramos frecuentemente con estos casos, aunque también es verdad que detectamos sin duda un interés por volver a ganar la iniciativa y dedicar atención a la web como herramienta del negocio. En estos casos, solemos encontrarnos con una serie de síntomas que delatan el abandono del sitio:

  • La web está concebida en los términos y pensando en las motivaciones del que la hace, en lugar de las del que la visita. Esto es realmente un pecado capital, máxime porque cada vez más la concepción de la web queda en manos de personal relacionado con el marketing, no por personal técnico.
  • Su contenido, tanto en información como en metainformación, no está concebido con los buscadores en mente. Esto hoy en día es el equivalente al suicidio web, porque desapareces del mapa.
  • No se ajusta a los estándares HTML actuales. En un primer momento puede pensarse que esto es un aspecto secundario, de esos que encantan a los técnicos y molestan a los ejecutivos, pero la calidad del código de un sitio incide directamente en sus indexabilidad por los buscadores, es decir, en el posicionamiento que el sitio vaya a tener en los motores de búsqueda.
  • No dispone de un sistema de analítica (estadísticas) web moderno. Hoy en día no hay excusa válida para no disponer de información detallada y personalizada de qué ocurre en nuestro sitio web, con las herramientas tipo Google Analytics, que son gratuitas e increiblemente potentes.
  • El diseño es antiguo. La primera impresión es una ocasión única. Si no somos capaces de dar una buena impresión mejor sería no dar ninguna. Todos nos hemos encontrado alguna vez con webs del tipo “1995” (webs primitivas de estética cuestionable, el inevitable dancing baby y el contador de visitas roto), tipo “2000” (con esa inexplicable moda de formatear los textos en 7 puntos e incluir “::” y “:..” en cada título al alcance de la vista) u otros con una interminable e incongruente variedad de tipos de letra, simplemente porque están disponibles (lo que se conoce como ramson note web, web de nota de secuestro).
  • Ninguna concesión a la usabilidad. Yo ya sé cómo se hace cada cosa. Cada cuál que se arregle como pueda.
  • El sitio está concebido como un folleto publicitario. La web es una parte integrante del negocio y de las actividades de la organización. Renunciar a esas capacidades pone de manifiesto o bien una incapacidad para darse cuenta de la auténtica naturaleza de la web o bien una falta de interés por proporcionar a los clientes y posibles clientes lo que buscan. El coste no es hoy en día una escusa válida, porque existe una miríada de soluciones baratas o de código libre para poner en servicio el sistema que sea requerido en el trato con nuestros usuarios.
  • El sitio carece de un dominio propio, o dispone de dominio propio, pero las direcciones de correo electrónico de las personas que trabajan en la empresa son de un servicio de correo gratuito. Teniendo en cuenta lo que cuesta anualmente un dominio, es una forma de dar una mala imagen como otra cualquiera.

Es patente para todos que nos encontramos en un periodo de crisis, y que éste puede ser más largo de lo inicialmente esperado. En estas circunstancias parece claro que invertir en las herramientas que nos hacen más competitivos, que menos cuestan y que más nos acercan a los clientes es una prioridad.

Coca Cola o Audi pueden pagarse campañas de anuncios en televisión, e incluso mantener una fria distancia con el consumidor. Por el contrario la pequeña y mediana empresa tiene medios mucho más limitados, y necesita la cercanía a su cliente desesperadamente. Las herramientas y las oportunidades están ahí. Su coste es pequeño, pero el coste de la oportunidad perdida… ese coste puede ser muy alto.

Publicado en: Miscelánea Web

Etiquetas:

Tanto los comentarios como los pings están cerrados.

Comentarios cerrados.