Tarsis.net — Agencia Web y Marketing Digital — Tel: (+34) 911 413 259 EU

Tarsis.net › Agencia Web y Marketing Digital

Entradas etiquetadas ‘web’

¿Qué es un CDN y cuáles son sus ventajas?

Tarsis.net

Una red de distribución de contenidos (Content Distribution Network, CDN) es un sistema pensado para mejorar los tiempos de carga de nuestras páginas en todo el mundo a la vez que puede mejorar considerablemente la seguridad de nuestros sitios web.

En los últimos años hemos visto proliferar servicios de distribución de contenidos, que prometen mejorar la experiencia del usuario que visita nuestros sitios web. Hasta hace poco tiempo este tipo de servicios estaban reservados a grandes productores de contenidos, como cadenas de televisión, periódicos o grandes servicios on-line, pero la situación ha cambiado una vez más y hoy están al alcance de cualquier sitio web.

Pero, ¿cómo funcionan y qué ventajas tienen estos sistemas? Empecemos por un concepto interesante.

Su sitio web, más seguro y más rápido. Contacte con nosotros.

Proxy inverso

El mecanismo utilizado habitualmente por un CDN es el llamado proxy inverso. Normalmente un proxy es un sistema interpuesto a través del cual un usuario adquiere páginas de sitios web (simplificando el caso), mientras que almacena (caché) en nombre del cliente los contenidos más pesados o estáticos, tales como imágenes, Javascripts o ficheros de estilos CSS. Puesto que el almacenamiento de los contenidos es muchas veces local, y el proxy lo utilizan un cierto número de usuarios, esos contenidos cacheados son accesibles mucho más rápidamente en tanto estén incluidos en la caché del proxy.

Un proxy inverso realiza una función parecida, pero en no en nombre del cliente, sino del servidor web. En esta variante, un cliente habla con el proxy inverso, como si fuera el servidor web, pero en realidad está hablando con un sistema que está cacheando los contenidos estáticos del servidor web, con el fin de servirlos más rápidamente, dado que este sistema cuenta con optimizaciones de caché y mejor conectividad que la mayoría de los servidores web que alojan sitios.

Una nota aclaratoria: no todos los CDN utilizan un sistema de proxy inverso. Algunos de ellos utilizan un mecanismo de colecciones de contenido, en el que el administrador de un sitio web, por medios manuales o automatizados, sube esos contenidos estáticos a un servidor del CDN, que se encarga de replicarlos a toda la red.

Incrementando la velocidad

Veamos ahora cómo se produce una petición a un servidor web, por ejemplo www.miservidor.com: El cliente teclea el nombre del dominio como tiene costumbre, sólo que, mediante una configuración precisa del DNS, es el CDN el que responde a la petición.

CDN

El CDN tiene en su caché muchos de los elementos estáticos de la página solicitada, y conecta con el servidor web real para pedirle aquellos que aún no tenga y los contenidos dinámicos. Todos estos contenidos son servidos por el proxy inverso al usuario de forma transparente, ganandose en rapidez de la transacción, siendo el CDN quien carga con el mayor peso en el momento de atender la solicitud.

Ubicuidad geográfica

El CDN tiene además como uno de sus puntos fuertes el tener presencia en múltiples localizaciones geográficas de Internet. Cuando uno de los servidores del CDN adquiere nuevos contenidos del servidor web real, replica esos contenidos en todos los servidores del CDN (con las reglas de caducidad de contenidos que se establezcan), por lo que la ganancia en velocidad de carga de las páginas se multiplica geográficamente.

Un CDN está distribuido geográficamente

La próxima vez que un usuario de Chile quiera acceder a su web, no lo hará a su servidor ubicado en España, ni al servidor de CDN ubicado en Londres, sino al más cercano al usuario, quizá en Argentina, en Brasil, o en el propio Chile. Y si el más cercano está atravesando dificultades técnicas, el siguiente servidor del CDN más cercano se hará cargo de atender la petición.

Aumentando la seguridad

Pero, ya que un sistema de proxy inverso establece necesariamente un intermediario entre nuestro servidor y el usuario, ¿no sería perder una oportunidad de oro para incluir nuevas funcionalidades que impidieran por ejemplo acciones de delincuentes informáticos o spammers?

Efectivamente, algunos CDN integran funciones más allá de la mera mejora de las prestaciones, manejando sistemas inteligentes que evalúan las peticiones enviadas a nuestro servidor web en función de una serie de parámetros que sirven para clasificarlas como legítimas o sospechosas.

Por ejemplo: ¿Una petición que viene de Moldavia? ¿una petición que incluye en la URL determinados parámetros con valores sospechos susceptibles de producir un ataque a nuestra base de datos? ¿una petición que llega desde una dirección IP que figura en varias listas negras de spammers? ¿una petición repetida una y otra vez en intervalos inferiores a un segundo?

En resumen: el CDN está realizando labores de cortafuegos (firewall), literalmente en varios niveles: IP, geolocalización, aplicación, valoración del comportamiento de navegación.

firewall_aplicacion

Todas esas sospechas son tratadas por el CDN para evitarnos sorpresas desagradables, siendo muchas de las políticas de tratamiento de esas sospechas configurables por el usuario.

PODEMOS AYUDARLE

Si su empresa puede beneficiarse con la creación de una intranet/extranet corporativa, herramientas de colaboración empresarial, marketing de contenidos (inbound marketing) o integración de tecnologías de terceros, contacte con nosotros y estudiaremos su caso, sin compromiso.

Publicado en: Tecnología Web

Etiquetas:

Vuelta a lo básico: Formularios

Tarsis.net

Quince años después de la popularización de la web, aún nos sigue sorprendiendo cómo tantas empresas en España utilizan de forma tan pobre una herramienta tan básica e importante.

Stress

Aun en el tiempo de las redes sociales, muchos de los recursos que las empresas emplean en los medios sociales van dirigidos a conseguir atraer a sus posibles clientes a su web (lo que se conoce como inbound marketing).

Lo más probable es que, tras contactos informales a través de redes sociales, búsqueda de referencias sobre nuestra empresa y navegar por nuestra web, un posible cliente acabe rellenando algún tipo de formulario web que inicie la comunicación con nuestra empresa.

Los formularios web son la vía por la que se establece la relación con clientes o posibles clientes de una manera que formaliza la posible relación. Es el primer paso manifiesto en un proceso de compra, o un contacto formal con un cliente establecido, según el caso.

Esto puede parecer algo demasiado obvio, pero en el mundo real, observando los sitios web de muchas empresas españolas, no podemos dejar de notar que, incluso si es patente que la empresa ha dedicado un considerable esfuerzo para dotarse de un sitio web bien construido y una presencia sólida en medios sociales, ese camino que abre la vía al contacto formal con un cliente o posible cliente tiene demasiadas veces un final nada acorde con el esfuerzo invertido y el objetivo buscado.

Más claro: muchos de los formularios web que podemos observar en las webs de muchas empresas, y los procesos asociados con ellos están fatalmente mal hechos y mal manejados, dando una pobre imagen de nuestra profesionalidad y de lo que valoramos el contacto con esos clientes.

Es decir, invertimos esfuerzos en generar leads de negocio, pero no rematamos bien el trabajo, dando al traste con el esfuerzo invertido. Un verdadero desastre en cualquier momento, pero especialmente en tiempos que no permiten algo así.

Sitios web profesionales, orientados a negocio. Contacte con nosotros.

Los diez pecados capitales

He aquí una lista de los pecados capitales que observamos en muchos de los sitios web de empresas españolas:

  • Carencia de formularios. Es sorprendente la cantidad de pequeñas empresas que aún pretenden mantener el contacto sin un formulario, recurriendo a un simpre enlace a una dirección de correo (mailto:). No sólo este mecanismo no permite la normalización de la entrada de información (¿qué datos le pedimos?) sino que la tendencia en el uso del correo electrónico ha sido durante años el uso creciente de clientes de correo web (webmail). ¿Cómo se espera que un enlace de este tipo lleve a una comunicación eficaz?
  • Formularios que no funcionan. Un posible cliente se toma la molestia de indagar sobre nosotros, de rellenar un formulario en el que tiene que ponernos sus datos y… al enviar el formulario se nos ofrece un error de página no encontrada. ¿De verdad podemos permitirnos eso?
  • Formularios mal construidos. Formularios demasiado largos, que no indican cuáles de los campos son opcionales, con un orden incorrecto. Cada dato extra que pedimos a un contacto nos aleja del momento en que éste hace clic en el botón de enviar. Pedir demasiados datos o crear cualquier tipo de fricción en ese proceso es siempre contraproducente.
  • Falta de especialización de los formularios. Un único formulario para servir a todos los propósitos del sitio sería algo estupendo desde el punto de vista del mantenimiento del sitio web, pero es algo sencillamente irreal. Si tenemos diferentes tipos de bienes y servicios que vender, tráfico de diferentes sitios, diferentes campañas, cada una de esas posibilidades de negocio deben ser atendidas por un formulario especializado, pensado siempre para optimizar la conversión.
  • No se verifican los campos. Pedimos datos a nuestros visitantes, pero no nos tomamos la molestia de hacer la comprobación de que una dirección de correo electrónico realmente lo sea. La adquisición de datos de calidad baja da origen a bases de datos de calidad pobre. No cometa ese error porque los datos con los que trabaja son con frecuencia cimientos sobre los que construir su negocio.
  • Falta de registro del origen del tráfico hacia el formulario. Sin una analítica del origen del tráfico que potencialmente genera negocio, ¿cómo piensa que puede dirigir sus energías para hacer crecer su negocio la próxima semana, el próximo mes, el próximo año? ¿Cómo sabe dónde tiene que anunciarse, dónde escribir, en qué red social se generan los lead más interesantes?
  • Carencia de referencia en la solicitud de información. Usted no necesita disponer de un software CRM o un helpdesk para que cada solicitud de información que le llega disponga de una referencia única que la identifique, sirva a su personal para gestionar la petición más eficientemente y dé a su negocio la imagen de profesionalidad que usted busca. Es sencillo de resolver técnicamente y su imagen se lo agradecerá.
  • Solicitudes de información que se contestan tarde o no se contestan. Si sus formularios de contacto se responden más allá de las primeras 48 horas o no se responden en absoluto, usted no sólo ha perdido una oportunidad de negocio presente, sino que probablemente ha perdido también cualquier oportunidad futura. Algunos expertos incluso le dirán que el límite no son ya 48 horas, sino 24.
  • Respuestas que perjudican la imagen de la empresa. Una respuesta con mala ortografía, que no ofrece la información que el cliente ha pedido, que llega al interesado con un Asunto del mensaje mal pensado o procede de un Remitente que no está adecuadamente identificado puede producir tan mal efecto como no responder a una solicitud. ¿Sabe usted cómo están siendo respondidas las solicitudes de información de su empresa?
  • Respuestas hacia una vía muerta. La respuesta a una solicitud de información debe llevar idealmente a una transacción comercial, o dejar al menos abierta esa posibilidad para más adelante y alimentar la relación con el posible cliente para ofrecerle civilizadamente nuestros servicios en el futuro. Sin embargo nos encontramos demasiadas veces cómo respuestas a estas solicitudes son manejadas por alguien no entrenado para sostener y nutrir esa relación, que tan sólo busca responder a cuantas más solicitudes en el menor tiempo posible, sin complicarse la vida. Si un contacto advierte consciente o inconscientemente desgana o inconcreción en la respuesta cuando aún no se ha convertido en cliente, ¿qué puede pensar que ocurrirá cuando haya ya contratado con nosotros?

Es muy posible que usted haya observado estos síntomas en webs que ha visitado, que haya incluso padecido como cliente las carencias de algunos de estos formularios. Reflexione por un momento: ¿Qué conclusión ha sacado cuando le ha ocurrido algo similar? ¿Cuál ha sido la impresión que ha obtenido de la empresa con la que ha querido contactar?

Como todos los elementos que ponemos en juego en nuestra presencia Internet, los formularios de contacto deben tener un impacto positivo en nuestro negocio. Y estos elementos en concreto son especialmente importantes. No podemos descuidarlos.

Un consejo bien intencionado: Revise cómo están construidos sus formularios web, pruébelos regularmente y compruebe también los procesos que estos llevan asociados. Su negocio se lo agradecerá.

Publicado en: Empresa Marketing digital Web

Etiquetas:

Seguridad de una aplicación web

Tarsis.net

iStock_000020317880XSmallLas aplicaciones web (web apps) tienen requerimientos de seguridad diferentes de las aplicaciones de puesto de trabajo (stand-alone) o cliente-servidor, derivadas de que son aplicaciones pensadas para vivir en una red abierta, no en una red u ordenador privados.

En este post hablaremos de las consideraciones de seguridad imprescindibles en una de estas aplicaciones. No trataremos de otro tipo de comprobaciones de calidad (funcionales, usabilidad o rendimiento, por ejemplo).

Aplicaciones web empresariales Contacte con nosotros.

Comunicándonos con una aplicación web

Una aplicación web, gracias al protocolo HTTP, dispone de tres vías para comunicarse con el usuario: los métodos del protocolo GET, POST y las cookies. Las interacciones entre el usuario y la aplicación vendrán por una de esas tres vías, que deben ser cuidadosamente comprobadas para evitar que usuarios maliciosos puedan causar daños en la propia aplicación, en sus datos o en el propio sistema que los alberga.

Cualquier persona que desarrolle un servicio web debe tener siempre en mente que los datos provinientes de esos métodos (input de usuario) es inseguro, y tratar esos datos en consecuencia.

El método GET

Una aplicación web puede permitir que el usuario la utilice pasándole información vía la dirección (URL) de la propia página. Veamos un ejemplo:

http://www.dominio.com/index.php?user=12345&session=4b7177f1277c0cc0

En esta dirección web pueden verse los parámetros ‘user’ y ‘session’ con sus valores, viajando en la propia dirección de la página. La página hará uso de ellos en la forma en que se haya establecido, pero el caso es que esos valores forman parte de la invocación de la página y pueden ser alterados simplemente modificándolos en la barra de dirección del navegador.

¿Qué ocurre con nuestra aplicación si un usuario cambia en la URL el valor de ‘user’ por ‘54321’?

El método POST

Cada vez que rellenamos un formulario, lo más probable es que los datos incluidos en éste sean enviados al servidor utilizando otro método diferente, llamado POST,  que permite el envío de mayor volumen de información que GET y que permite también que se añadan determinados datos adicionales por parte de la página. Estos formulario suelen contener información personal (por ejemplo los formularios de contacto) o nos permiten hacer uso de alguna capacidad del servicio (por ejemplo publicar información en nuestra página web).

La entrada de datos a través de formularios debe ser mirada con lupa por el desarrollador de una web app, dado que es un punto de entrada preferido por muchos de los delincuentes informáticos.

¿Qué ocurre si el usuario malicioso inserta código ejecutable por el servidor en uno de esos campos de formulario?

Cookies

Una de las características más destacadas del protocolo HTTP es que no reconoce estados (es stateless), es decir, cada petición que le hacemos a un servidor es perfectamente independiente e indistinguible de cualquier otra, y no se guarda información sobre peticiones anteriores. Sin embargo muchas aplicaciones requieren mantener determinada información a lo largo de una sesión de usuario (por ejemplo se necesita saber que un usuario ha hecho login en una aplicación para permitirle el acceso mientras dure la sesión).

Las cookies son un mecanismo por el que el servidor envía pequeñas informaciones textuales a nuestro navegador para que sean almacenadas en nuestro ordenador, y que nuestro navegador envía de vuelta al servidor en cada conexión subsiguiente. De esta forma el servidor puede reconocer a nuestro navegador durante un cierto tiempo en el futuro y tratarlo de una forma o de otra en función de esas informaciones.

¿Qué ocurre si un usuario malicioso es capaz de robar la cookie que nos autentica en un determinado servidor?

Lo que el servidor esconde

Muchos servidores web están incorrectamente configurados para mostrar el contenido de directorios que carecen de una página web maestra (index) o bien para mostrar el contenido de ficheros cuyo tipo desconocen.

Bajo estas condiciones es fácil para un usuario malicioso explorar el servidor en busca de ficheros conteniendo usuarios y claves para acceder a bases de datos, averiguar cuál es la estructura de la información y planear un ataque que permita la extracción de datos o la instalación de malware o contenidos ajenos a nuestro servicio.

Aunque la configuración del servidor no es necesariamente de la competencia de quien desarrolla y despliega una aplicación, todos los servidores web disponen de una configuración particular por carpeta. Si nos ocupamos de una aplicación instalada en una carpeta, esa configuración por carpeta es un terreno fronterizo entre la administración de sistemas y el desarrollo de apliaciones y el responsable de la aplicación no puede vivir ajeno a cómo esté hecha.

Un tema aparte, pero relacionado, es la conveniencia del uso de SSL/TLS — es decir, de un servidor web seguro, con un certificado digital emitido por una autoridad de certificación reconocida — en aquellas aplicaciones que transporten datos sensibles o personales. La instalación de una aplicación en un servidor web seguro (HTTPS) encripta las comunicaciones entre el navegador y el servidor, impidiendo que terceras partes, que puedan tener acceso al tráfico IP, puedan inspeccionar su contenido.

Otra parte importante es el mantenimiento seguro de las contraseñas de usuarios. Si nuestro servicio incluye algún tipo de autenticación mediante pares usuario/clave, el almacenamiento de esas contraseñas debe hacerse de forma encriptada (normalmente mediante el uso de un algoritmo de hash). De lo contrario puede ocurrirnos como recientemente a Adobe, cuyo servicio fue asaltado y sus bases de datos con usuarios (38 millones), direcciones de correo electrónico y claves en claro fueron robadas y más tarde publicadas, abriendo la posibilidad a que se tomara el control de esos usuarios en el servidor de Adobe, pero también en otros servicios donde los usuarios poco disciplinados mantuvieran la misma clave.

Y, para terminar, es siempre muy importante mantener un buen sistema de backup que nos permita reconstruir los datos del servicio en cualquier circunstancia de catástrofe. Este punto, que siempre se menciona de forma rutinaria, suele ser en el que más fallan muchas organizaciones que, aún conociendo la necesidad, no actúan de acuerdo a la importancia del asunto.

Buen desarrollo y buen mantenimiento

Muchas de las aplicaciones actuales utilizan un motor de bases de datos, y esas bases de datos pueden contener información muy valiosa para los delincuentes informáticos, tales como información personal o bases de datos de clientes. Cada agujero de seguridad que tenga nuestra aplicación web es un potencial punto de acceso a esos datos.

No comprobar adecuadamente una aplicación web es una invitación a que alguien pueda hacerse con todos esos datos. Para complicar más las cosas, hay millones de ordenadores zombies, pertenecientes a botnets, que están escaneando continuamente sitios web para detectar automáticamente sus vulnerabilidades y comunicarlos al centro de control (C&C) de la red de delincuentes.

Como colofón, el desarrollo, instalación y mantenimiento de una aplicación web no es un asunto trivial. Aquí hemos tocado sólo aspectos relativos a la seguridad de la aplicación, aunque hay muchos otros aspectos que deben ser tomados en cuenta para que el servicio sea realmente funcional y estable.

Una organización debe plantearse siempre dedicar los recursos necesarios para asegurar que sus servicios Internet disponen de las garantías necesarias para evitarse problemas que afectan a su negocio y a su imagen.

Publicado en: Tecnología Web

Etiquetas:

La web y los alienígenas (y II)

Tarsis.net

Si uno ha dejado abandonado su sitio web a su suerte luego no puede sacar como conclusión que un sitio web no sirve para su negocio. Siempre hay que conocer qué es lo que ocurre para poder sacar conclusiones, y conocer empieza por poder medir.

¿Qué podemos hacer con un alienígena? Muy fácil: una autopsia

Autopsia de un alienígenaEl primer punto a considerar es disponer de una herramienta más avanzada que las estadísticas básicas. Aunque existen en el mercado herramientas de pago —algunas realmente caras— no es necesario acudir a ellas a menos que nuestros requerimientos de analítica sean extraordinariamente altos. Una herramienta de uso gratuito y con posibilidades de análisis más que sobradas es Google Analytics (GA).

GA requiere sólo tener una cuenta gratuita de Google, autenticar nuestro sitio web e insertar en todas las páginas sobre las que queremos disponer de estadísticas un simple código Javascript.

Analítica web para la toma de decisiones Contacte con nosotros.

Una vez que hayamos hecho esto tendremos a nuestra disposición una fantástica herramienta de análisis del tráfico de nuestro sitio web con informes tremendamente configurables, que pueden revelarnos una gran variedad de datos: origen de nuestros visitanes, si vinieron a través de un buscador o un enlace en algún otro sitio o directamente tecleando nuestra dirección web; geolocalizarlos por países, regiones o ciudades; las páginas más visitadas; el tiempo que se invierte en cada página por término medio; el porcentaje de visitantes que abandonan cada páginas; incluso podemos definir nuestros propios eventos dentro del sitio y registrar acciones de los usuarios de acuerdo a parámetros establecidos por nosotros —esto requiere algunas habilidades de desarrollo web, específicamente Javascript—.

Analítica webComo decíamos, muchos muchos muchísimos datos. Pero recuerde: no son datos lo que necesitamos, sino información. Es fácil marearse en el océano de datos que una herramienta de analítica avanzada puede proporcionarnos. Por eso necesitamos elaborar esos datos para convertirlos en información con la que trabajar. Un ejemplo: Todo el mundo pregunta siempre por el número de visitas a una página web pero, ¿es ése realmente un indicador de que el sitio web está cumpliendo con su misión? No necesariamente: un sitio web puede recibir 5.000 visitas/mes que consiga 10 conversiones de algún tipo y otro con 1.000 visitas/mes puede conseguir 20 conversiones. ¿Con cuál se quedaría usted? ¿Cuál es el rendimiento de cada una de esas conversiones?

La conclusión es que la analítica web es una importante herramienta, pero que hay que, en primer lugar, aprender a utilizarla y, en segundo trabajar sobre ella determinando cuáles son los parámetros que nos interesan y cuáles los datos mensuales. Tras eso uno está en situación de analizar y empezar a tomar decisiones.

Analíticas avanzadas: Indicadores de rendimiento (KPI)

Respecto a lo anterior, un concepto muy útil y extendido en cualquier tipo de analítica de negocio son los indicadores de rendimiento (Key Performance Indicators, KPI). Este concepto más general, es aplicado con éxito a la medición de la eficacia de un sitio web, con la condición de que uno sea capaz de definir cuáles son los KPI que pueden ser de aplicación a nuestro sitio web.

Hay que tener en cuenta varias ideas a la hora de definir nuestros KPI:

  • Los KPI indican el éxito de un elemento del sistema, que siempre tiene que ver con los beneficios del negocio. Por ejemplo, en el caso de una tienda online, el número de visitas no indica nada relevante sobre cuál es el beneficio mensual del sitio web, mientras que por ejemplo el valor medio de la compra realizada en una tienda online y el número total de compras sí que lo son.
  • Los KPI son siempre un número pequeño de cifras. No es operativo trabajar con 25 KPI. Idealmente en el caso de un sitio web deberían ser un número inferior a diez. Cuáles puedan ser esos KPI es algo que debe trabajarse internamente con el fin de poder cualificar lo mejor posible el indicador.
  • No se puede insistir bastante en que los KPI deben ser examinados dentro de un contexto de series históricas, especialmente cuando el negocio tiene fuertes estacionalidades lo cual, en un país de las características de España, es prácticamente inevitable.

 

Conclusión

Una vez más se trata de insistir en la idea de fondo de que, como todo en esta vida, la web es para quien se la trabaja. Hay que trabajar para ponerla en marcha, pero después hay que seguir trabajando para su mantenimiento, optimización y análisis si realmente queremos obtener resultados de ella.

Una de las principales virtudes que tiene la parte online de cualquier negocio es la capacidad de medir. De medir audiencia, de medir rendimiento, o de medir los errores. Ignorar esa capacidad de medir, para alguien que aspira a tener un negocio en Internet es como conducir a ciegas y luego preguntarse por qué uno ha tenido un accidente de tráfico. Los datos están al alcance de quien tenga la voluntad y la capacidad de interpretarlos, y el negocio necesita la guía que estos le pueden proporcionar.

 

Publicado en: Empresa Marketing digital Tecnología Web

Etiquetas:

La web y los alienígenas (I)

Tarsis.net

¿Qué ocurre si no sabemos nada sobre los visitantes a nuestra web? Que son como alienígenas: todo el mundo habla de ellos, nadie los ha visto, los hay de varios tipos, pero desconocemos sus intenciones.

La web y los alienígenasUsted puede tener su web en funcionamiento desde hace unos años, obtener un cierto resultado de ella, recibir por ejemplo formularios de contacto que pueden abrir la puerta a nuevos clientes pero, ¿sabe realmente cuántas visitas recibe su web?, ¿de dónde vienen esas visitas? ¿qué distribución tienen en el tiempo? ¿qué es lo que buscan?

Tener una web es realmente necesario para cualquier negocio hoy en día, pero no es suficiente. Siempre recalcamos que una web es una herramienta de negocio, no un fin en sí misma, y que por tanto debe ofrecer resultados. Y para eso necesitamos dotarnos de herramientas que nos permitan medir esos resultados, para poder después tomar decisiones sobre ellos.

Una web debería ir siempre acompañada de una herramienta de analítica, un sistema de estadísticas de algún tipo, que nos permita saber qué está ocurriendo con ella. Sabemos que hay alguien visitando nuestra web pero ¿cuáles son sus intenciones?

Analítica web para la toma de decisiones Contacte con nosotros.

Visitantes de otros mundos

Los visitantes a nuestra web son en ciertos aspectos bastante parecidos a los alienígenas:

  • Sabemos que están ahí.
  • Aparecen y desaparecen en los momentos más insospechados.
  • Los hay de varios tipos.
  • Algunos inician algún tipo de contacto y otros no.
  • No sabemos a ciencia cierta cuáles son sus intenciones.

Seguro que es posible ampliar esta lista con más similitudes, pero por el momento sirvámonos de esta metáfora para pensar en nuestros visitantes.

Normalmente cualquier servicio de alojamiento proporciona estadísticas muy básicas de peticiones hechas a nuestro servidor web: número de visitas, páginas más visitadas, países de origen, algunas características técnicas de los navegadores de nuestros visitantes (nombre del navegador, resolución de pantalla, etc.). No es que esté mal para empezar, pero si tenemos la idea clara de que nuestra web es una parte integrante del negocio tenemos que ser capaces de extraer más información y hacer que ésta sea útil.

En eso consiste la diferencia entre datos e información. Saber que la temperatura mínima en Seul es de 2°C es un dato, mientras que la temperatura mínima en nuestra ciudad es información. Esta diferencia es importante, porque si vamos a utilizar regularmente un sistema de estadísticas para sacar mayor partido a nuestra web, vamos a vernos inmersos en un mar de datos —tanto es así que la experiencia puede resultar abrumadora—, pero si queremos obtener resultados útiles vamos a tener que trabajar un poco para poder discriminar fácilmente en el día a día los datos de la información.

 

En el próximo capítulo hablaremos sobre cómo poner remedio a esta situación de incertidumbre, convirtiendo nuestra información en una herramienta útil para nuestro negocio.

Publicado en: Empresa Marketing digital Tecnología Web

Etiquetas: